El PP afirma que la eliminación del Impuesto de Sucesiones y Donaciones beneficiaría especialmente al sector agrícola alcalaíno

img_0262

  • Sólo se pagaría el 1% por las herencias, lo que facilitaría el rejuvenecimiento del sector agrícola y la continuidad de comercios y empresas familiares.
  • Este impuesto “genera una clara sensación de injusticia en la mayoría de los andaluces puesto que en nuestra comunidad se puede pagar hasta cien veces más que en Madrid por una herencia”.

El portavoz del PP en Diputación Miguel Contreras ha presentado junto al presidente del PP de Alcalá la Real, Baldomero Andréu, y el portavoz municipal y Diputado provincial Marino Aguilera, la campaña del Partido Popular sobre la eliminación progresiva del Impuesto de Sucesiones y Donaciones en Andalucía.

Contreras ha señalado que los andaluces “somos los españoles que más impuestos pagamos, lo que genera pobreza, paro y éxodo fiscal de contribuyentes que se censan en otras comunidades con menos impuestos”. “El Impuesto de Sucesiones y Donaciones en Andalucía es el más caro de todas las comunidades autónomas y genera una clara sensación de injusticia en la mayoría de los andaluces puesto que en nuestra comunidad se puede pagar hasta cien veces más que en Madrid por este impuesto”.

Y añade que en muchas ocasiones “los herederos no pueden ni siquiera recibir lo que sus progenitores les han legado y el bien acaba vendido o, lo que es peor, embargado”. “No es de extrañar que Andalucía haya sido la comunidad en la que más han aumentado las renuncias de herencias”. Y pone como ejemplo que, “en 2014, han llegado a ser casi 6.000 las renuncias a herencias que se produjeron en Andalucía”.

Miguel Contreras ha resaltado que este impuesto “se podría eliminar progresivamente, como han hecho otras comunidades de España, ya que no se llega a recaudar al año más de 400 millones de euros en un presupuesto en la Junta de 32.000 millones”. “Un impuesto que afecta a las clases medias y trabajadoras y especialmente a los agricultores y desde el Partido Popular no queremos que Andalucía siga sufriendo esa desigualdad respecto a otros territorios”.

También ha señalado que, “en la provincia jiennense, donde hay un peso importante de la agricultura, la eliminación del impuesto sería especialmente beneficiosa, ya que actualmente el 55% de las explotaciones agrarias tienen al frente a personas que superan los 55 años, y el 31% son mayores de 65 años, lo que significa que uno de cada tres agricultores ha superado ya la edad de jubilación, por tanto, necesitamos urgentemente la incorporación de jóvenes para que la agricultura tenga más posibilidades”.

En este sentido, la bonificación del Impuesto de Sucesiones y Donaciones “supondría un enorme beneficio para los agricultores que sólo pagarían el 1% por las herencias de la tierra a sus hijos, con lo que muchos de ellos podrían continuar con la actividad agrícola, rejuvenecer el sector y no paralizarlo por la imposibilidad de hacer frente a los enormes gastos que supone heredar las tierras cultivadas por sus padres y abuelos”.

El Impuesto de Sucesiones y Donaciones “genera en Andalucía unos ingresos de 345 millones de euros de los más de 30.000 millones del Presupuesto, lo que refleja que no va a romper el equilibrio de las cuentas públicas, sino que se trata de una cuestión de intencionalidad política”.

Y concluye señalando que un señor de 40 años, soltero, en desempleo y sin patrimonio personal recibe en herencia como consecuencia del fallecimiento de sus padres, el piso donde éstos vivían valorado en 200.000€”. “Si vive en Andalucía tendrá que pagar 28.250€ y si vive en Madrid solo 282€”.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: